Follow by Email

lunes, 14 de abril de 2014

Diarios de Asexualidad



Las personas asexuales, entre el 1 al 5 % de la población, sienten escasa o nula atracción física hacia los demás. Quieren y pueden vivir sin sexo. Están totalmente desinteresados por el sexo y el contacto físico y lo relacionado con ello no es lo suyo. Y evitan intercambiar fluídos. Se puede entender que su forma de identidad sexual difiere de las conocidas heterosexuales, gais y lesbianas y sienten el amor de otra forma, sin necesidad de mantener relaciones sexuales ya que no viven con ese deseo, no obstante experimentan y viven sintiendo amor, eso sí, es como la necesidad de expresar amor compartiendo intimidades personales, como si fuera en parte del tipo del amor platónico. Se diferencian también de los que eligieron el celibato. En conjunto puede afirmarse que en la humanidad, la gran diversidad de posicionamientos en este tema lleva a las parejas a disfrutar de una o algunas relaciones de toda índole, ello está en función de las leyes personales, cada persona un mundo y esto también aplicado a las parejas. Las personas asexuadas no están enfermas y no se debe su actitud a aspectos religiosos o morales. En la red, están formando comunidades como la 'Asexual Visibility and Education Network (AVEN)'. El investigador Anthony Bogaert, de la Universidad de Brock (Ontario, Canadá), 2004, afirmó que entre el 1 al 3% de la población son personas asexuadas después de entrevistar a unas 18.000. Sin tener problemática con el sexo, estas personas, prefieren las relaciones tipo más sentimentales y ello sí contempla el compartir necesidades afectivas. Se ha señalado como la primera revolución sexual del siglo XXI. Normalmente son personas que sí se enamoran aunque no necesitan del coito, comparten actividades, gustos, aficiones e intereses. Incuso en ocasiones se ha confundido con personas que sí sufren del deseo sexual hipoactivo pero esto es diferente. Cuando se forma una pareja de sujetos asexuados, sí se cuenta con que ambos esperen lo mismo, ya que si uno de ellos sí necesitara contacto sexual, o bien se diluye la pareja o vive una situación de frustración permanente o soluciona por otro lado. En contraste, la sociedad de hoy presenta una hipersexualización, todo lo que se mueve en la sociedad, tiene que ver con ello, y más desde que se apoderó el marketing del mundo del erotismo y la sexualidad, parece que lo relacionado con la manipulación social, a todos los niveles, está relacionado con el sexo. Actualmente el conocimiento y divulgación de esta tendencia es muy necesaria para evitar errores que se pueden generar al construir los otros tipos más estándares de parejas, puesto que como se observa en la sociedad existen múltiples parejas que se construyeron en la creencia de que sí tendrían relaciones sexuales con una cierta frecuencia pero más bien entre ellos la sexualidad está ausente. Y sí es cierto que existe un número elevado de mujeres que sienten y actúan como si fueran realmente asexuadas puesto que su amor ha sido a crear una familia y a compartir relaciones con el menor roce posible, nada más que cuando era imprescindible y sin prácticamente ganas, para tener contento (o creían que así era) al marido, probablemente pensando en mantener la estructura familiar. En resumen, ante las evidencias de lo diferente o lo nuevo queda el respeto, la ampliación de la mente y sobre todo asimilar que el mundo y la sociedad está sufriendo una rápida transformación y los cambios no tienen por qué ser malos o peligrosos. Una vez más, ante lo nuevo, existen desacuerdos en cuanto a la clasificación, y la necesidad de buscar factores causales, probablemente para tratar de definirlo como enfermedad, ya se empezó a oír, como ocurrió en su momento con la homosexualidad. A veces es difícil asumir que lo diferente no tiene obligatoriamente que ser consecuencia de enfermedad. (*) Psicóloga Isabel Calle Santos*

viernes, 14 de marzo de 2014

La asexualidad es normal, dicen los expertos

Los estudios de Anthony Bogaert, profesor de psicología desafiaron las actitudes populares y normas de la cultura occidental de hoy obsesionadas con el sexo.

Por Justina Reichel - La Gran Época
El científico Isaac Newton, la escritora Emily Brontë, el detective de ficción Sherlock Holmes, el cantante Morrissey y la comediante Janeane Garofalo, todos comparten una similitud inesperada: que eran o se piensa eran asexuales.
Un asexual, es alguien que no experimenta atracción sexual o deseo hacia el sexo, una anomalía en el mundo de hoy preocupado por el sexo. El fenómeno ganó la atención de expertos en sexualidad humana en los últimos años y el intento de los medios de comunicación para entenderlo.
Durante la última década, Anthony Bogaert, profesor de psicología en la Universidad Brock en Ontario y un destacado experto en asexualidad, han trabajado para cambiar la idea de que ser asexual es algún tipo de problema o trastorno.
“Solía ser el caso que la falta de interés, de deseo o de atracción sexual hacia otras personas, no fue necesariamente interpretado como un problema, en realidad se consideraba una virtud”, explica Bogaert.
“Ese tipo de cambio en los últimos 20 años, más o menos, cuando la comunidad médica comenzó a interesarse en la búsqueda de tratamientos, de intervenciones relacionadas con la sexualidad humana, y la ausencia de sexo, comenzó a ser interpretado como problema”.
Los asexuales tienen a menudo falta o poco interés a lo largo de la vida en el sexo, dice Bogaert, sin embargo, señala que la asexualidad no es lo mismo que ser sexual y elegir ser célibe, o experimentar una pérdida temporal de la conducta sexual, guiada por una enfermedad o experiencia traumática.
Bogaert saltó a la fama internacional investigando el campo de la asexualidad con su artículo de 2004, “La asexualidad: Prevalencia y factores asociados en una muestra nacional de probabilidad”, que sugiere que, al menos el uno por ciento de la gente es asexual. En Canadá, serían aproximadamente 350.000 personas.
Desde entonces, él ha sido una autoridad influyente en el tema, culminando con su último libro “La comprensión de la asexualidad”, caracterizando la asexualidad como una orientación sexual emergente.
Los estudios de Bogaert también desafiaron las actitudes populares y normas de la cultura occidental de hoy obsesionadas con el sexo.
“Cuando usted comienza a mirar empieza a ver el sexo con sus particularidades y algunas de sus extrañas e intrincadas manifestaciones, también le hace pensar, realmente qué es un trastorno y qué no los es”, dijo.
Mejorando la conciencia
El trabajo de Bogaert ha sido muy bien recibido por la comunidad asexual global, muchos de los cuales ven al profesor como un defensor de su causa, probablemente también sirvió de instrumento en el cambio de actitud en las comunidades académicas y mediáticas. Por ejemplo, en la edición del año pasado del Manual de Diagnóstico y Estadística de Trastornos Mentales, diferenció por primera vez la asexualidad, de los trastornos sexuales.
Amy de Vos, una fotógrafa que vive en Kitchener, de 21 años de edad, se identificó como asexual desde los 16 años. Ella dice que a pesar de la conciencia sobre la asexualidad, todavía encuentra muchas ideas erróneas.
“‘No has encontrado a la persona correcta’, probablemente esa es una de las respuestas más significativas que he recibido”, dijo.
“Es una especie de decir, ‘no saber quién eres’. Estoy muy consciente de mí misma, por lo que no me gusta que me digan eso”.
De Vos coordina encuentros con otros asexuales en su área, por lo general grupos de 10 a 12 personas, pero dice que no es fácil conocer a otros como ella. Espera casarse algún día, pero no quiere tener hijos, y tiene previsto permanecer célibe.
“A veces tienes una especie de deseo de no ser asexual, entonces podrías encontrar más gente como tú”, indicó.
Pero hay un lado positivo en la asexualidad, añade, poniendo el foco en el carácter de alguien y en la compatibilidad al momento de elegir un compañero en lugar de la atracción animal.
“Personalmente creo que es simplemente más saludable centrarse en los aspectos románticos y en la personalidad de alguien, a diferencia de la lujuria”, dijo De Vos, agregando que encuentra “desconcertante” la moderna obsesión al sexo.
“Especialmente si alguien no es tan sexual, hay mucha presión sobre la gente para actuar”.
De acuerdo con la Visión Asexual y Educación Network (AVEN), el principal portal en línea para la comunidad asexual global, hay una amplia gama de relaciones entre los asexuales: muchos disfrutan de las asociaciones románticas, otros están satisfechos con amistades muy unidas, y algunos son más felices solos.
“Encontrar la manera de coquetear, tener intimidad, o ser monógamo en las relaciones no sexuales, puede ser un reto; pero libre de expectativas sexuales podemos formar relaciones de manera que se basen en nuestras necesidades y deseos individuales”, señala el sitio web.
Con  atención creciente que se presta a la asexualidad en los últimos años, la comunidad parece estar expandiéndose. Han surgido varios sitios web de citas para asexuales, y un documental sobre el tema está actualmente disponible en Netflix.
Una de las mayores reuniones para asexuales se celebrará en Toronto el 28 de junio de 2014 en la Conferencia World Pride Asexual, incluyendo visitantes internacionales, entre ellos, los fundadores de AVEN.
Esta exposición es importante porque cuanto más conocida es la asexualidad, más asexuales “encerrados” serán capaces de identificarse a sí mismos y evitar una crisis de identidad, dijo Bogaert.
“Si usted no se ha identificado, y realmente no sabe qué es, no puede ‘salir’, por así decirlo, y ser parte de una minoría de ‘afuera’ y ser contado”, indicó.

“Si no te has identificado ante la gente, simplemente asuma que ellos son parte de algún otro grupo”.

domingo, 16 de febrero de 2014

San Valentín para asexuales: salvando el romance y las relaciones

Con un bombardeo de osos de peluche, flores y dulces en forma de corazón, el día de San Valentín puede ser un momento estresante. Se podría creer que sería aún peor para los asexuales, aquellas personas que no experimentan ninguna atracción sexual. Pero los miembros de esta comunidad que poco a poco va aumentando ven este día como una oportunidad para celebrar y comunicar su concepción del amor. “Porque no es explícitamente sexual, el día de San Valentín es el único momento en el que la sociedad piensa en el romance”, dice Ben Carter, de 19 años, estudiante asexual de la Universidad de Oxford. “Mi visión del romance es más idealista porque trata de intimidad emocional y la confianza mutua en lugar del sexo”. Dichas visiones son compartidas por otros. Las encuestas han encontrado que el 0,5-1% de los ingleses no siente “atracción sexual”, mientras que la organización Aven Internacional (red de educación y visibilidad de la asexualidad) ha aumentado su número de miembros a 70.000. Después del 14 de febrero, la organización llevará a cabo un mes de eventos sociales encabezados por una importante conferencia en Toronto. La asexualidad se ha escapado de su gueto de internet, dice Carter, quien ahora disfruta de una pequeña “escena” en Oxford. “Hay unos 10 de nosotros”, dice. “Aquí la gente sabe qué es la asexualidad. Así es más fácil integrarse y encontrar el tipo de relación que estás buscando”. Las relaciones son complejas y variadas en la comunidad de ‘Ace’. Los asexuales pueden ser ‘románticos’ (que sienten afecto y calor) o ‘rechazados’, por el contacto físico. Algunos asexuales salen con personas no asexuales y uno de los dos o ambos van en contra de su orientación sexual. Aven, incluso, ha formado un grupo de apoyo para ‘socios asexuales’. También hay ‘grays’ y ‘semisexuales’, que tienen niveles reducidos de atracción. Mark Carrigan, un investigador en asexualidad de la Universidad de Warwick, en el Reino Unido, dice que las relaciones entre los diferentes tipos de asexuales pueden acarrear trabajo duro. “Hay una distinción común entre atracción romántica y sexual. Pueden negociar reglas tales como ser abiertos sexualmente, pero no románticamente”. Los grupos de asexuales se han alineado ampliamente con campañas de la comunidad LGBTI después de haber sido estigmatizados por buscar ser reconocidos como una variación normal de la sexualidad. “Cada asexual tiene experiencia en las que les dicen: ‘No, no lo eres’”, dice Carrigan. “A menudo se asume que la asexualidad es algo incorrecto o una falla, o que fuimos abusados cuando éramos niños”. Dos factores han contribuido a que los asexuales sean reconocidos y aceptados, dice David Jay, fundador de Aven. “En general hay una mayor comprensión cultural de la diversidad de la sexualidad y el internet ha ayudado a desarrollar la comunidad”. En un momento de creciente aislamiento en la sociedad, con una amplia dependencia de la tecnología vinculada a la disminución de las tasas de natalidad en gran parte del mundo desarrollado, Jay cree que la comunidad asexual puede contribuir. “Estamos pensando en cómo formar relaciones en nuestros propios términos fuera de las escrituras antiguas. En un momento en el que es más difícil para todo el mundo construir las conexiones humanas, nos comprometemos a respetar las relaciones y la lucha contra aislamiento”. Jay dice que disfrutará del día de San Valentín. Tiene una pareja, un perro y un libro, y así lo celebrarán los tres. http://www.publimetro.cl/nota/vida/san-valentin-para-asexuales-salvando-el-romance-y-las-relaciones/xIQnbn!PSDpfOAqRKaM/

sábado, 1 de febrero de 2014

Asexualidad Humana. Rompiendo el Tabú

Saludos amigas, amigos y amigues… Siempre que escribo sobre temas sexuales, la gente siempre tendrá una opinión ya sea positiva o negativa, independientemente del grado de tolerancia hacia los temas de sexualidad humana que tengan, siempre saldrán uno que otro puritano(a) queriendo sobre compensar su proyección sexual. Hoy tratare un tema que muchos desconocen su significado y la mayoría reaccionan de manera ofensa el que este tipo de personas existan en el mundo. Hoy hablaremos sobre la… ASEXUALIDAD HUMANA Cabe mencionar que es imperativo definir que es la asexualidad humana. La asexualidad es una orientación sexual de una persona que no siente atracción sexual hacia ninguna otra persona. Desde los tiempos de la prehistoria, la sexualidad ha sido un tema poco discutido pero altamente practicado, de no haber sido así, hoy en día no seriamos la raza dominante ni tendríamos tanta cantidad de personas en el mundo. La asexualidad al igual que la heterosexualidad, bisexualidad, homosexualidad, intersexualidad, homosexualidad femenina o comúnmente conocido como lesbianismo y la transexualidad son considerados como practicas afines al comportamiento humano, algunos en mayor incidencia que otros pero al final todos son parte de una diversidad sexual, la asexualidad es justamente eso, parte de una sexualidad humana, hay personas muy sexualmente activas como personas que definitivamente no tienen ningún interés en la sexualidad humana. De hecho, en China, han aparecido reportajes de estadísticas de las prácticas sexuales de esa región en la cual más del 50% de su población tiene malos conceptos de la sexualidad humana considerándola como sucia y de poco interés personal. En otros lados, la asexualidad ha sido considerada como un regalo de Dios ya que la castidad es un tema muy arraigado en la conciencia humana. En un estudio británico que incluía una pregunta acerca de la atracción sexual, un 1% de los encuestados respondió que “nunca se sentía atraído por ninguna otra persona” (Bogaert, 2004). El Kinsey Institute (fundado por Alfred Kinsey) realizó un pequeño estudio sobre el asunto que concluyó que: “Los asexuales parecen caracterizarse más por un escaso deseo y excitación sexual que por niveles bajos de comportamiento sexual o niveles altos de represión sexual.” (Prause and Graham, 2002) Ese estudio también menciona un conflicto con respecto a la definición de “asexual”: los investigadores encontraron cuatro definiciones distintas en la literatura, e indicaron que eran confusas si éstas se referían a asexual como una orientación. Algunos medicamentos son capaces de eliminar la libido sexual de una persona tanto hasta llegar al punto en que estos individuos no logran tener ningún deseo sexual hacia ninguno de ambos sexos. Tipos de Asexualidad Humana Hay diferencias entre la gente que se define como asexual, principalmente referidas a la ausencia de apetito sexual o atracción romántica. Algunos solo experimentan una de las dos, otros las dos y otros ninguna. Algunos asexuales pueden experimentar sensaciones sexuales, pero no tener deseo de actuar sobre ellas, mientras que otros intentan conseguir la descarga sexual mediante el acto sexual o la masturbación. Los asexuales a pesar de no sentir atracción sexual o tener deseo sexual, sí pueden experimentar atracción romántica, ésta puede ser dirigida hacia uno o ambos géneros. Desean generalmente relaciones románticas (que pueden ir de vínculos informales al matrimonio) con su género o géneros preferidos, pero a menudo desearían que dichas relaciones no incluyeran actividad sexual. Según su orientación romántica algunos asexuales se definen a sí mismos como heterorománticos, homorománticos o birománticos, esto está relacionado con el concepto de orientación afectiva, mientras que también existen otros asexuales arrománticos o no románticos que aparte de no sentir atracción sexual, tampoco tienen atracción romántica. Los asexuales arrománticos tienden a conformarse con tener amigos muy cercanos con los que comparten una gran conexión emocional pero con los que no desean establecer una relación formal y tampoco tienen problema con que éstos tengan otras relaciones con otras personas, simplemente quieren que sean parte de su vida y pasar tiempo con ellos. Los asexuales arrománticos o no románticos usan la palabra “squish” en inglés de la misma manera que el resto de personas sexuales o románticos usan la palabra “crush” para hablar de una persona que te gusta o de la que te has enamorado o con la que te gustaría tener una relación excepto de orientación afectiva. Los asexuales que desean relaciones románticas se encuentran en una postura difícil, ya que la mayoría de la gente no es asexual. Aunque estos asexuales sean capaces de tolerar el tener relaciones sexuales con sus compañeros no asexuales, aunque estos últimos pueden sentirse psicológicamente afectados al ver que son incapaces de resultarles sexualmente atractivos a su pareja, haciendo difícil la existencia de un romance a largo plazo. Respecto de los asexuales que no pueden tolerar el sexo tendrán que elegir entre: llegar a un compromiso con su pareja para tener cierta cantidad de sexo de todos modos, permitir a su pareja tener relaciones sexuales con otras personas, encontrar a alguien que esté dispuesto a tener una relación sin sexo, comprometerse solo con otros asexuales o bien permanecer solos, lo que hace que la convivencia con la sociedad en que nos encontramos donde el sexo parece tener un lugar tan importante pueda llegar a ser complicada y difícil para los asexuales. En Honduras el tema de la asexualidad no es común en discusiones. Hace apenas un par de décadas, los padres de familia llevaban a sus hijos a que perdieran su virginidad (hacerse hombres) a los prostíbulos, y cuando un chico no quería, de inmediato se creía que el joven seria homosexual, cosa que con el conocimiento de la sexualidad humana y los estudios realizados, podemos definir que en efecto, la sexualidad es más compleja que lo que hasta ahora conocemos de ella. OJO, la asexualidad no debe confundirse con el celibato. Sin embargo, es común escuchar en el habla coloquial que los asexuales son los “perfectos candidatos” para optar por la vida religiosa que requiere votos de castidad (caso de los sacerdotes y monjas) ya que la condición de asexual facilita el ser célibe. Como seres humanos tenemos la tendencia de atribuir las cosas solo por su afinidad, si alguien es asexual, de inmediato se le considera para formarse como sacerdote o monja, pero la realidad es otra. No sé si alguna vez habrán tenido la oportunidad de conocer personas asexuales… yo sí y realmente es complicado comprenderles por lo acostumbrado que estamos a que la sexualidad es parte de todos los seres humanos, mas hasta ahora sabemos que los números se dividen de la siguiente manera según las estadísticas. Bien decimos que para romper un tabú hay que hablar del tabú, preferiblemente con educación. P.D. esto no es querer influir a que la gente se convierta en homosexuales, recuerden que no tenemos poderes mágicos para convertir a la gente, esto solo son hechos reales de la sexualidad humana, les guste o no, es una realidad, tomemos la información con propiedad y con madurez. http://blogs.elheraldo.hn/rompiendoeltabu/2014/01/14/asexualidad-humana/

La Asexualidad (vivir sin atracción por ningún sexo)

Si crees que el universo sexual se reduce a heteros, gays, bi o transexuales, estás equivocado. Existen otras orientaciones que congregan a numerosas minorías tan válidas como éstas. Los asexuales son una de ellas. ¿Sabes de qué te hablamos? Todo gira en función de la atracción sexual. Hetero hacia el sexo opuesto, gay hacia el mismo, bi hacia los dos… Pero, ¿qué pasa con aquellas personas que no sienten deseo por nadie? Cumpliendo con la premisa de etiquetar cualquier condición, éstos han recibido el nombre de ‘asexual’, un término aún desconocido, pero que cada vez suena más en nuestra vida cotidiana. ¡Soy asexual! Es difícil concebir la idea de una persona sana, cien por cien indiferente al sexo, más en un mundo que promueve el disfrute carnal y donde los orgasmos se concentran en píldoras azules. Pero cada vez va surgiendo con más fuerza un nuevo movimiento sexual que se desmarca de lo tradicional para gritar a los cuatro vientos que ‘se puede ser feliz sin sexo’. Socialmente activos, sexualmente pasivos, disfrutan de la soledad, pero a la vez cultivan la amistad y buscan en ella ese apoyo y comprensión que a veces echan de menos a su alrededor. Les gusta verse como ángeles terrenales, que jamás se han excitado por el contacto de una piel o el sabor de unos besos, y que reclaman su derecho a ser respetados sin que les cuelguen el cartel de ‘bichos raros’. ¿Estamos ante el nacimiento de una revolución asexuada? El tres por ciento de la población Tres de cada cien personas del planeta se declaran axesuales, es decir, no practican el sexo, pero no por cuestiones éticas o morales, que sería una opción conocida como celibato, sino porque, simplemente, no les interesa. Pero no existen unos criterios estrictos que determinan quién es o no asexual. Nadie experimenta la asexualidad de la misma manera. Para ofrecer alguna claridad sobre esta orientación, la Asexual Visibility and Education Network (AVEN), la comunidad asexual en línea más grande del mundo, define al ser asexual como “una persona que no experimenta la atracción sexual”. Para explicar esto, AVEN tipificó en su día esta orientación clasificándola de la A a la D: A: tiene apetito sexual, pero ninguna atracción romántica. B: tiene atracción romántica, pero ningún apetito sexual. C: tiene ambos. D: no tiene ni lo uno ni lo otro. Actualmente la propia Asociación ya no usa este sistema por considerarlo demasiado estricto, aunque existe un buen número de asexuales que siguen sintiendo que es un buen sistema para explicar su identidad sexual. ¿Pareja? Sí, por qué no. Prescindir del coito no significa renunciar a la pareja. Sí, los asexuales también se pueden enamorar. Según AVEN, la gente asexual tiene las mismas necesidades emocionales que el resto de los humanos y es capaz de formar relaciones. Y es que el enamoramiento no tiene por qué conllevar el contacto físico. ¿Por qué renunciar a compartir la vida con alguien, los miedos, los secretos o el ocio, por el simple hecho de carecer de impulso sexual? Se puede demostrar el afecto a través de una buena conversación. Este lazo afectivo hacia la pareja puede resultar para el resto de los mortales sexuados ambiguo, un sentimiento más cercano a la amistad que al amor. Pero el no tener actividad bajo las sábanas no es un concepto nuevo. Matrimonios sin sexo siempre han existido y existirán. Una forma de convivencia diferente, pero en muchos casos muy eficaz. Ver Fuente http://fasg.lacoctelera.net/post/2007/07/15/la-asexualidad-vivir-sin-atraccion-ningun-sexo- http://www.inoutpost.com/noticias-usuarios/la-asexualidad-vivir-sin-atraccion-por-ningun-sexo-20140113133847.html

martes, 21 de enero de 2014

Tenemos nuevo libro



Ser asexual es sólo una condición más, no tiene ningún mérito ni posee ningún atributo o valor especial. Es sólo una opción que debe llevarse sanamente, lúcidamente, naturalmente. 

El autor de este libro, en un arrebato de valentía y sinceridad, a veces incluso con buenas dosis de humor para quitar hierro a algunos temas peliagudos, nos acerca a una nueva forma de ver y entender el sexo hasta ahora ignorada o apartada de las relaciones sociales y humanas. La asexualidad no es tan solo una tendencia, también se convierte en una apuesta por ver y entender el sexo de forma diferente.
http://www.editorialdharana.com/catalogo/asexualidad?sello=nous

lunes, 13 de enero de 2014

Las personas asexuales

Las personas asexuales, entre el 1 al 5 % de la población, sienten escasa o nula atracción física hacia los demás. Quieren y pueden vivir sin sexo. Están totalmente desinteresados por el sexo y el contacto físico y lo relacionado con ello no es lo suyo. Y evitan intercambiar fluídos. Se puede entender que su forma de identidad sexual difiere de las conocidas heterosexuales, gais y lesbianas y sienten el amor de otra forma, sin necesidad de mantener relaciones sexuales ya que no viven con ese deseo, no obstante experimentan y viven sintiendo amor, eso sí, es como la necesidad de expresar amor compartiendo intimidades personales, como si fuera en parte del tipo del amor platónico. Se diferencian también de los que eligieron el celibato. En conjunto puede afirmarse que en la humanidad, la gran diversidad de posicionamientos en este tema lleva a las parejas a disfrutar de una o algunas relaciones de toda índole, ello está en función de las leyes personales, cada persona un mundo y esto también aplicado a las parejas.
Las personas asexuadas no están enfermas y no se debe su actitud a aspectos religiosos o morales. En la red, están formando comunidades como la "Asexual Visibility and Education Network (AVEN)". El investigador Anthony Bogaert, de la Universidad de Brock (Ontario, Canadá), 2004, afirmó que entre el 1 al 3% de la población son personas asexuadas después de entrevistar a unas 18.000. Sin tener problemática con el sexo, estas personas, prefieren las relaciones tipo más sentimentales y ello sí contempla el compartir necesidades afectivas. Se ha señalado como la primera revolución sexual del siglo XXI. Normalmente son personas que sí se enamoran aunque no necesitan del coito, comparten actividades, gustos, aficiones e intereses. Incuso en ocasiones se ha confundido con personas que sí sufren del deseo sexual hipoactivo pero esto es diferente.
Cuando se forma una pareja de sujetos asexuados, sí se cuenta con que ambos esperen lo mismo, ya que si uno de ellos sí necesitara contacto sexual, o bien se diluye la pareja o vive una situación de frustración permanente o soluciona por otro lado. En contraste, la sociedad de hoy presenta una hipersexualización, todo lo que se mueve en la sociedad, tiene que ver con ello, y más desde que se apoderó el marketing del mundo del erotismo y la sexualidad, parece que lo relacionado con la manipulación social, a todos los niveles, está relacionado con el sexo. Actualmente el conocimiento y divulgación de esta tendencia es muy necesaria para evitar errores que se pueden generar al construir los otros tipos más estándares de parejas, puesto que como se observa en la sociedad existen múltiples parejas que se construyeron en la creencia de que sí tendrían relaciones sexuales con una cierta frecuencia pero más bien entre ellos la sexualidad está ausente. Y sí es cierto que existe un número elevado de mujeres que sienten y actúan como si fueran realmente asexuadas puesto que su amor ha sido a crear una familia y a compartir relaciones con el menor roce posible, nada más que cuando era imprescindible y sin prácticamente ganas, para tener contento (o creían que así era) al marido, probablemente pensando en mantener la estructura familiar. En resumen, ante las evidencias de lo diferente o lo nuevo queda el respeto, la ampliación de la mente y sobre todo asimilar que el mundo y la sociedad está sufriendo una rápida transformación y los cambios no tienen por qué ser malos o peligrosos.
Una vez más, ante lo nuevo, existen desacuerdos en cuanto a la clasificación, y la necesidad de buscar factores causales, probablemente para tratar de definirlo como enfermedad, ya se empezó a oír, como ocurrió en su momento con la homosexualidad. A veces es difícil asumir que lo diferente no tiene obligatoriamente que ser consecuencia de enfermedad.
(*) Psicóloga
20.12.2013
http://www.farodevigo.es/opinion/2013/12/20/personas-asexuales/935804.html